El Cuarto De Mujeres

20 frases para la limpieza de la casa

Los socialistas quieren hablar sobre la justicia social. Hablan sobre el debilitamiento de la desigualdad de fortuna, sobre la nueva distribución de los ingresos en beneficio de las capas desprovistas de la población. Las personas, habiendose encontrado cara a cara con las dificultades que han seguido la quiebra de los sistemas socialistas, de la tristeza miran en pasado. Entonces no había tal diferencia grande entre rico y pobre (Y rico era - la vez, dos y, he aquí los pobres era no menos actual, solamente aquí por la pobreza de este por alguna razón hasta se enorgullecían, como por un logro: "Mí pobre, pero honesto". Como si la riqueza excluya la honestidad.), no había formación de pago, la medicina de pago. Todos tenían unas posibilidades iguales de arranque (aunque en una posición más ventajosa había aquel, quien tenía unas conocidas y los enlaces, o los que ocupaba los puestos superiores que dirigen). Prácticamente el ideal. ¿Que es posible decir contra? Fridrih Hayek ha encontrado como objetar, como desmentir este casi la razón más ponderable de los socialistas.

La ejecución del plan, la superación, el quinquenio - estas palabras son bien conocidas a todos, quien vivía en los estados socialistas. Cada cinco años las personas esperaban el plan siguiente (habitualmente después de su aceptación lo imprimían en los periódicos) que sea conocer, cómo vivirán en en general futuro difícil visible (cinco años no el mes, no dos, es el plazo muy grande, durante que todo puede más de una vez cambiarse). Las personas conocían que los espera, a que es necesario aspirar. Pero acaso es posible abarcar tal volumen enorme de la información, tomar en consideración todos los hechos necesarios (¿y a menudo estos hechos son desconocidos) en uno, que hasta el plan escrupulosamente elaborado? ¿Cómo es posible decidir para algunos años adelante, que necesidades serán a las personas, en que consistirán? ¿Que gastos y en que volumen serán necesarios para la satisfacción de estas necesidades? Claro que es la tarea prácticamente irrealizable para los simples mortales, que incluso que ocupan los altos puestos en el estado. Más arriba se decía ya sobre la escasez de la razón, sobre la imposibilidad del recuento de todos los factores es consciente. Por eso no vale la pena repetir.

Empezaba a aparecer más tarde la propiedad individual de los objetos de corta duración. Ha recibido el desarrollo, cuando en los grupos grandes, las tribus empezaba a debilitarse, y la responsabilidad por los grupos pequeños, son más exactas las familias, empezaba a crecer. Hay también una propiedad privada a la tierra. Crece de grupo por la necesidad de conservar la inviolabilidad de las partes fértiles de la tierra.

La palabra "social" se emplea en las combinaciones con muchos sustantivos (su número supera uno y medio los centenares). Sin embargo Hayek contaba que la expresión "la justicia social" tiene la fuerza más destructiva.

En todo arriba indicado el crítica por Hayekom del socialismo no acaba. presta la atención a la idea de la regularidad, que es difundida extraordinariamente ampliamente en los estados socialistas. Pero sobre todo por orden.

En realidad, bajo el nombre actúa no una, y algunas escuelas. A la corriente dada es aceptado llevar a (M.Fridmen) de Chicago, (el F.Hayek) londinense, (V.Oyken, L.Erhar de la escuela. Todo elle son unidos más bien por comunidad de la metodología, y no las posiciones conceptuales. Uno ellos de ellos siguen derechos (los adversarios del estado, los predicadores de libertad absoluta), otros - izquierdo (un acceso más flexible y abstemio a la participación del estado en la actividad económica) las miradas. Los partidarios del neoliberalismo actúan habitualmente con la crítica de los métodos keynesianos de la regulación de la economía. Algunos de ellos, por ejemplo N.Berri, A.Lerner, rechazan no sólo keynesiano, sino también las recetas, acusando estas escuelas de la pasión por los problemas macroeconómicos en detrimento de la microeconomía. Los Economistas-neoliberales prestan la atención primordial a la conducta del individuo, la economía de la firma, las decisiones aceptadas en el micronivel.